sábado, 14 de abril de 2018

FUERZA VITAL (LIFEFORCE, 1985) 116´



“¡Con el cometa Halley llega el terror!”

DE QUE VA: La estación espacial Churchill se encuentra con una nave de origen extraterrestre durante una expedición hacía el cometa Halley. En su interior encuentran tres cuerpos en estado de hibernación, los cuales deciden llevar a la Tierra para su investigación. Están cometiendo un grave error.

QUIEN LA HACE: Uno de los tres títulos que Tobe Hooper dirigió bajo el mecenazgo de la mítica Cannon (junto a Invasores de Marte y La matanza de Texas 2) y que llevó a cabo en uno de sus mejores momentos a nivel profesional, tras las más que estimables La casa de los horrores y Poltergeist. Y además con el grandísimo Dan O´Bannon como uno de sus guionistas (Alien, Muertos y enterrados, Heavy metal, El trueno azul, El regreso de los muertos vivientes, Desafío total), adaptando la novela de Colin Wilson Los vampiros del espacio. No podemos obviar tampoco la aportación musical de Henry Mancini a cargo de su estupenda banda sonora.

QUIEN SALE: La película evidencia tratarse de una producción británica contando en su reparto con actores ingleses de demostrado talento como Peter Firth (La caza del Octubre Rojo) o Patrick Stewart (Star Trek, X-Men), junto al americano Steve Railsback, protagonista del biopic sobre Ed Gein del mismo título estrenado en el año 2000. Y si, es la cinta en la que la bella francesa Mathilda May se pasea desnuda todo el metraje.

QUE ME GUSTA: Unos animatronics que son una delicia para el fan y todo un canto a una época ya extinta en el uso de estas marionetas robóticas. El asedio zombie al que es sometido Londres en el tramo final. Su loca mezcla de subgéneros dentro del terror. La imponente presencia de Mathilda May hace creíble que quienes se cruzan con ella sean imbuidos por su hipnótica fuerza.

QUE NO ME GUSTA: A mitad de película su ritmo pierde algo de fuelle. Se pasa algo de frenada en lo que a metraje se refiere.




LA ESCENA: El momento del robo de energía al forense, toda una maravilla en el uso del de montaje, los efectos visuales y el manejo de animatronics.



UNA CURIOSIDAD: Lo complejo de la escena referida en el apartado anterior hizo que su filmación se alargase durante una semana, aunque el resultado mereció la pena.




miércoles, 4 de abril de 2018

VERÓNICA (VERÓNICA, 2017) 105´



“Alguien respondió a tu llamada”

DE QUE VA: La policía acude a un domicilio de Madrid alertada por una llamada de auxilio. Lo que encuentran al llegar al lugar pondrá los pelos de punta a los oficiales, siendo el culmen final de una sesión de ouija llevada a cabo tres días atrás por la joven Verónica y sus amigas.



QUIEN LA HACE: Paco Plaza deja claro con Verónica y tras títulos emblemáticos dentro del terror patrio como son Rec o Rec 3: Génesis que es un perfecto conocedor del género y de los resortes que hacen que una película de terror como es Verónica funcione a la perfección hablando de tu a tu a títulos de corte similar tan reconocidos como puede ser Expediente Warren.


QUIEN SALE: Debut de Sandra Escacena, quien desborda naturalidad y talento en esta su primera experiencia cinematográfica, lo mismo que el resto de grupo de niños protagonistas. Les respaldan a nivel de secundarios un plantel de nombres más curtidos y eminentemente femeninos como Ana Torrent o Maru Valdivielso.



QUE ME GUSTA: El costumbrismo con el que está filmado la cinta y que rodea a los hechos paranormales narrados y que hace a estos todavía más aterradores al acercarlos a la cotidianidad. La película se sustenta especialmente gracias a las portentosas interpretaciones de los cuatro niños protagonistas, perfectamente dirigidos en todas sus secuencias. La película nos traslada a un 1991 totalmente creíble. Logra no solo asustar sino dejar en el espectador un poso de incertidumbre potenciada por el hecho de tratarse de una historia real, aunque las modificaciones sean notables sobre lo acontecido.

QUE NO ME GUSTA: No me creo para nada a la Leticia Dolera monjil. Un par de juegos visuales ya cercano el acto final con Verónica caminando entre las páginas del manual de ouja que la joven acaba de leer y la niña caminando en un sentido mientras todo lo demás sucede a la inversa, innecesarios al romper la cotidianidad de la vida que rodea a la protagonista fuera del hogar.  Llega a abusar del efectismo, el haber tirado más de sugestión habría hecho la cinta aún más aterradora.

LA ESCENA: La cámara gira alrededor de Verónica y sus hermanas mientras tratan de cerrar la sesión de ouija canturreando un conocido tema de un spot de la época mientras los ruidos que proceden de la otra punta de la casa aterrorizan a las niñas y por ende al espectador.


UNA CURIOSIDAD: Por momentos el juego de sombras que Paco Plaza lleva a cabo con el demonio que acosa la casa de Verónica y su familia nos recuerdan a una de las secuencias icónicas del Nosferatu de Murnau.








domingo, 1 de abril de 2018

LA CASA DEL DIABLO (THE HOUSE OF THE DEVIL, 2009) 95´



“Habla por teléfono, termina los deberes, mira la televisión, muere”

DE QUE VA: Acuciada por la necesidad imperante de conseguir algo de dinero para sufragar los gastos de su recién alquilada casa, la joven estudiante universitaria Samantha decide hacer de canguro en una solitaria casona a pesar de su reticencia inicial al descubrir que la persona a cuidar no es un niño, sino una mujer mayor que vive junto a su hija y el marido de esta, una pareja que causa recelos en la joven desde el momento en que los conoce.



QUIEN LA HACE: Uno de los primeros títulos de Ti West, director, guionista y editor de La casa del diablo y que a raíz de su participación en recopilatorios como V/H/S o El ABC de la muerte, se ha hecho un pequeño hueco dentro de la nueva hornada de directores de cine de terror.


QUIEN SALE: Protagonizada por una estupenda Jocelin Donahue (Insidius 2, Summer camp), quien logra aguantar ella sola prácticamente todo el peso de la historia, y lo hace además con nota. Junto a la joven actriz podemos encontrar a Tom Noonan (Manhunter, Una pandilla alucinante, Robocop 2 y quien ya hubiera participado en la primera película de West, The roost), Mary Woronov (Terrorvision, Warlock el brujo) y A.J. Bowen (Creepshow 3, Hatchet 2, Chillerama o The sacrament, nuevamente a las órdenes de Ti West). Cameo de Dee Wallace (Aullidos, Critters, Cujo…) todo un clásico y referente ya en el cine de género.

QUE ME GUSTA: Logra hacer totalmente creíble que hubiera podido ser filmada a finales de los setenta o primeros ochenta, no solo por la acertadísima ambientación de la época a nivel de decorados, caracterizaciones, vestuario…sino que la propia manera en que ha sido rodada la película (filmada en 16 mm, el tipo de planos y recursos cinematográficos, el tempo narrativo utilizado…) la convierte de manera automática en un título de hace cuarenta años. Crea una atmósfera desasosegante para culminar en un acto final de pesadilla, logrando el director llevarnos siempre donde quiere que estemos. El matrimonio protagonista y el mal rollo que transmiten desde que hacen acto de presencia.

QUE NO ME GUSTA: El momento baile, escena que no casa con todo el tempo y atmósfera que la película mantiene durante todo su metraje. El personaje del hijo, Victor Ulman, da toda la sensación de no casar con el aire malsano per se de sus progenitores, resultando más un añadido algo artificial.



LA ESCENA: La muerte de Megan, tanto por su brusquedad como por lo inesperada de la misma.





UNA CURIOSIDAD: Cuándo Samantha enciende la televisión por segunda vez durante su vigilia, esta se encuentra emitiendo el clásico del 1968 de George A. Romero La noche de los muertos vivientes.






sábado, 31 de marzo de 2018

GERMAN ANGST (GERMAN ANGST, 2015) 111´



“Tres cuentos germanos de amor, sexo y muerte en Berlín”

DE QUE VA: Una muchacha lleva a cabo una cruenta venganza contra quien abusara de ella en el pasado, una pareja de enamorados usara un extraño amuleto cuándo son hostigados por una  banda de neonazis y un fotógrafo entrará a formar parte de un extraño club del que es harto difícil salir.



QUIEN LA HACE: Película compuesta por tres historias independientes filmadas cada una de ellas por tres representantes de lo que se ha dado en llamar el ultragore alemán, los más novatos Andreas Marshall y Michal Kosakowski  y uno de los padres fundadores de este movimiento cinematográfico, Jörg Buttgereit (Nekromantic, El rey de la muerte, Schramm).

QUIEN SALE: Elenco de actores desconocidos para el gran público, en alguna ocasión noveles como el caso de Lola Gave protagonista del corte de Buttgereit, y de entre cuyo reparto coral el rostro más identificable quizás sea el de Milton Welsh, protagonista del último fragmento y visto en títulos como el remake de Conan el bárbaro o en Aeon Flux.



QUE ME GUSTA: La pericia técnica con la que están rodadas las diferentes historias, presentando de esta forma una evolución cinematográfica importante desde las primeras obras del ultragore alemán filmadas a finales de los ochenta. Las tres historias logran captar y mantener la atención del espectador.


QUE NO ME GUSTA: Es menos transgresora de lo que de inicio promete. Que no se haya contado con Olaf Ittenbach o Andreas Schnaas, directores a tener en cuenta dentro del los inicios del ultragore alemán.




LA ESCENA: La secuencia de la castración en el primero de los segmentos, ya que sin ser explicita logra su propósito de incomodar al espectador.





UNA CURIOSIDAD: Los títulos de crédito finales están salpicados de escenas del rodaje de la película, restando de esta manera dramatismo a lo que acabamos de ver al ser testigos del proceso de creación de las historias.






jueves, 29 de marzo de 2018

RETURN TO HOUSE ON HAUNTED HILL (RETURN TO HOUSE ON HAUNTED HILL, 2007) 78´



“Si te atreves entra en la casa”

DE QUE VA: Un grupo de personas, unas conscientemente y otras obligadas a la fuerza se adentran en la casa de la montaña en busca de un misterioso ídolo, origen y fuente de la maldad del lugar. Pronto quedan atrapados por el mecanismo de cierre le edificio que les deja a merced de los fantasmas del antiguo hospital psiquiátrico.

QUIEN LA HACE: El barcelonés Víctor García, fogueado como técnico de efectos especiales en títulos como Dagon, Romasanta o Hellboy, toma el relevo de William Malone en esta continuación donde el gore y los efectos visuales se convierten en su principal reclamo.

QUIEN SALE: Amanda Righetti, vista en el remake de Viernes 13 y conocida por su participación en la serie El mentalista, se convierte en la final girl de una cinta donde poco hay que destacar a nivel interpretativo. Jeffrey Combs continúa dando vida al Dr Vannacutt para deleite de los fans del terror.

QUE ME GUSTA: Unos notables títulos de crédito iniciales. Para amantes del gore más elegante ofrece todo un recital de amputaciones brutales, despellejamientos, aplastamientos de cabezas o extracciones de cerebro, entre otros efectos. Sin llegar al nivel de su predecesora mantiene una interesante atmósfera a través de los eclécticos movimientos de los fantasmas o los flashbacks en blanco y negro y de fotografía granulada.


QUE NO ME GUSTA: La modificación que de la historia original hace la película con la aparición del ídolo de Baphomet, cambiando de esa manera la esencia de la maldad del hospital y cargándose con ello toda la leyenda original del edificio. Lo pasado de vueltas que está Erik Palladino, el villano de la historia que acaba por resultar entre irrisorio e insufrible.

LA ESCENA: El trío lésbico que culmina con una radical operación de bisturí sobre el rostro de la desdichada protagonista.




UNA CURIOSIDAD: En alguna de sus ediciones en DVD-BlueRay la película dispone de la opción de poder decidir que les sucede a los protagonistas, un poco en la línea de la editorial Timun Mas Elige tú propia aventura, trasladado al formato audiovisual.






domingo, 11 de marzo de 2018

HOUSE ON HAUNTED HILL (HOUSE ON HAUNTED HILL, 1999) 89´




“El mal te invita a su fiesta”

DE QUE VA: El Instituto Psiquiátrico Vannacutt, en el que se cometieron toda una serie de excesos enmascarados como medicina, lleva varias décadas cerrado tras un devastador incendio que arrasó el lugar. Para colmar los retorcidos deseos de su esposa, un multimillonario de los parques temáticos decide organizar allí su fiesta de cumpleaños, pero nadie imagina lo que las paredes del viejo manicomio esconden tras de sí.

QUIEN LA HACE: Título auspiciado por la productora Dark Castle, formada por nombres tan interesantes como son Robert Zemeckis (Regreso al futuro), Gilbert Adler (Cuentos desde la cripta) o Joel Silver (Jungla de cristal) y cuya intención era rescatar para el cine el género de fantasmas, ofreciendo un rejuvenecimiento visual de clásicos dentro de este subgénero. Dirige con solvencia William Malone, quien se diera a conocer en el género gracias precisamente al título que nos ocupa , gracias a lo cual llegaría a participar en la serie para televisión Masters of horror. Los nombres de Kurtzman y Nicotero en el apartado de efectos especiales garantizan una buena ración de gore de altura.

QUIEN SALE: Pareja protagonista de lujo, nada menos que un Geoffrey Rush post Oscar, quien homenajea en nombre y estética, bigote incluido, al Vincent Price de la cinta de 1959, y a quien acompaña Famke Janssen (Deep rising, X Men, Hansel y Gretel, cazadores de brujas) a quien le sienta como un guante el papel de femme fattale. Aparición del icónico Jeffrey Combs, inolvidable protagonista de la saga Reanimator y papel para Ali Larter, vista en Destino final y la saga para cine sobre Resident evil.

QUE ME GUSTA: Se apoya sustancialmente en un estilo visual propio, donde la propia arquitectura de la casa protagonista es un perfecto ejemplo además de una forma de plasmar en pantalla la presencia de los fantasmas, algo que potencia su impacto inicial. Su inquietante partitura musical dota al conjunto de un tenebroso trasfondo. Lo acertado del tándem Rush-Janssen. La historia sobre la que se cimenta la leyenda de la casa.

QUE NO ME GUSTA: La sustitución del terror psicológico por los fuegos de artificio en su tramo final, lo que lastra la propuesta trabajada hasta ese momento. Los invitados a tan particular fiesta resultan menos interesantes que los personajes de la versión de 1959.




LA ESCENA: Las delirantes alucinaciones sufridas por Steven Price en el interior de la cámara de saturación, donde el director pone toda la carne en el asador para lograr desasosegar al espectador mediante la saturación visual.




UNA CURIOSIDAD: Para los que gustan de no levantarse de la sala hasta finalizados los títulos de crédito finales la película guarda tras estos un guiño para los espectadores más pacientes.