miércoles, 9 de mayo de 2018

EDEN LAKE (EDEN LAKE, 2008) 91´



“Que comience la pesadilla en el paraíso”

DE QUE VA: Una pareja de novios se traslada hasta un idílico lago en medio de un bosque dispuesta a pasar un romántico fin de semana. En el lugar coinciden con un grupo de gamberros con quienes tendrán un encontronazo que acabará por tornarse trágico.


QUIEN LA HACE: La película está dirigida con una inusual pericia técnica para tratarse de su debut como director por James Watkins, guionista de la segunda entrega de The descent  y director en 2012 de La mujer de negro.


QUIEN SALE: Acertada pareja protagonista a la que dan vida Kelly Reilly, vista en series como True detective o Britannia y un Michael Fassbender que ya había aparecido en 300 pero todavía no se había consagrado como la estrella que es hoy en día con películas como Malditos bastardos, X Men, Primera generación o Prometheus por poner solo tres ejemplos de una fructífera y exitosa carrera. Citar asimismo al villano de la función, un Jack O´Connell a quien veríamos en 300, El origen de un imperio o Invencible. 

QUE ME GUSTA: Logra realmente que el espectador lo pase mal, y lo pase mal ya desde el mismo momento en la que el director va preparando el caldo de cultivo de lo que acabará siendo una horrible situación sin vuelta atrás. Unos protagonistas a los que te crees y con los que empatizas en su sufrimiento. La maldita mala suerte del dúo protagonista.

QUE NO ME GUSTA: Aunque curiosamente el personaje de Brett resulta odiosamente acertado, hay momentos en los que el exceso en la forma de interpretarlo pesa negativamente sobre este. La escena de Steve irrumpiendo en una casa de forma tan absurda.




LA ESCENA: Ese final con Jenny encerrada en el baño y siendo consciente de lo que está sucediendo fuera, culmen de una pesadilla sin posibilidad de despertarse.



UNA CURIOSIDAD: Pese a lo que pueda parecer por la juventud del grupo de acosadores de la película, estos tienen en la mayoría de los casos una extensa trayectoria cinematográfica  a sus espaldas.




domingo, 29 de abril de 2018

CASTLE FREAK (CASTLE FREAK, 1995) 91´



“Horrible, hambriento y libre”

DE QUE VA: Un matrimonio sumido en una grave crisis familiar sobrevenida por una terrible tragedia y su hija adolescente se trasladan a un castillo en Italia el cual acaban de heredar de manera sorpresiva. Lo que desconocen es que entre las paredes del palacio se oculta un terrible y mortal misterio en forma de deforme criatura.


QUIEN LA HACE: Dirige Stuart Gordon, uno de los artífices de esa pieza de culto que es Reanimator, que nuevamente vuelve a trabajar bajo el mecenazgo de la productora Full Moon. Gordon es autor de una interesante filmografía con títulos como From beyond, Dolls o El pozo y el péndulo, donde el terror gótico y el amor por Lovecraft campa a sus anchas. La historia, basada precisamente en un relato de este escritor está guionizada por el propio Gordon y por Dennis Paoli, todo un experto en el género y autor de los libretos de buena parte de la filmografía de Stuart Gordon, además de títulos como Ghoulies 2, El dentista 2 o del remake de 1993 de Secuestradores de cuerpos.

QUIEN SALE: El director vuelve a contar con sus dos actores de cabecera como son Jeffrey Combs y Barbara Crampton (vistos ambos en Reanimator o From beyond), convertidos ambos en referentes del género, gracias el primero a su papel de mad doctor en la saga Reanimator y siendo ella una de las scream queens de cabecera de los ochenta.

QUE ME GUSTA: Gordon logra crear una ambientación malsana y gótica a partes iguales, sabiendo sacar todo el partido a los escenarios que el castillo donde se rodó la película aportan. La estupenda caracterización del monstruo protagonista y lo acertado de su involución desde su humanidad supuesta a lo grotesco. El desmán que la criatura provoca en la prostituta.

QUE NO ME GUSTA: Ese juego del gato y el ratón con la criatura tratando de no ser vista a lo largo de toda la película y que por momentos recuerda más a un capitulo de Scooby Doo que a una cinta de terror seria. Los excesos interpretativos que a la hora de enfrentarse a sus personajes tiene Jeffrey Combs en esta ocasión no casan con el tipo de historia que se cuenta, haciendo que el personaje de John acabe yéndose de frenada.

LA ESCENA: El enfrentamiento final a muerte entre John y Giorgio entre los tejados del palacete en medio de una tormenta, y que acaba resultando tan poética como brutal.






UNA CURIOSIDAD: La película fue filmada en el castillo propiedad por aquel entonces del presidente de la Full Moon, lo que permitió reducir costes en lo que a ambientación se refiere.








sábado, 14 de abril de 2018

FUERZA VITAL (LIFEFORCE, 1985) 116´



“¡Con el cometa Halley llega el terror!”

DE QUE VA: La estación espacial Churchill se encuentra con una nave de origen extraterrestre durante una expedición hacía el cometa Halley. En su interior encuentran tres cuerpos en estado de hibernación, los cuales deciden llevar a la Tierra para su investigación. Están cometiendo un grave error.

QUIEN LA HACE: Uno de los tres títulos que Tobe Hooper dirigió bajo el mecenazgo de la mítica Cannon (junto a Invasores de Marte y La matanza de Texas 2) y que llevó a cabo en uno de sus mejores momentos a nivel profesional, tras las más que estimables La casa de los horrores y Poltergeist. Y además con el grandísimo Dan O´Bannon como uno de sus guionistas (Alien, Muertos y enterrados, Heavy metal, El trueno azul, El regreso de los muertos vivientes, Desafío total), adaptando la novela de Colin Wilson Los vampiros del espacio. No podemos obviar tampoco la aportación musical de Henry Mancini a cargo de su estupenda banda sonora.

QUIEN SALE: La película evidencia tratarse de una producción británica contando en su reparto con actores ingleses de demostrado talento como Peter Firth (La caza del Octubre Rojo) o Patrick Stewart (Star Trek, X-Men), junto al americano Steve Railsback, protagonista del biopic sobre Ed Gein del mismo título estrenado en el año 2000. Y si, es la cinta en la que la bella francesa Mathilda May se pasea desnuda todo el metraje.

QUE ME GUSTA: Unos animatronics que son una delicia para el fan y todo un canto a una época ya extinta en el uso de estas marionetas robóticas. El asedio zombie al que es sometido Londres en el tramo final. Su loca mezcla de subgéneros dentro del terror. La imponente presencia de Mathilda May hace creíble que quienes se cruzan con ella sean imbuidos por su hipnótica fuerza.

QUE NO ME GUSTA: A mitad de película su ritmo pierde algo de fuelle. Se pasa algo de frenada en lo que a metraje se refiere.




LA ESCENA: El momento del robo de energía al forense, toda una maravilla en el uso del de montaje, los efectos visuales y el manejo de animatronics.



UNA CURIOSIDAD: Lo complejo de la escena referida en el apartado anterior hizo que su filmación se alargase durante una semana, aunque el resultado mereció la pena.




miércoles, 4 de abril de 2018

VERÓNICA (VERÓNICA, 2017) 105´



“Alguien respondió a tu llamada”

DE QUE VA: La policía acude a un domicilio de Madrid alertada por una llamada de auxilio. Lo que encuentran al llegar al lugar pondrá los pelos de punta a los oficiales, siendo el culmen final de una sesión de ouija llevada a cabo tres días atrás por la joven Verónica y sus amigas.



QUIEN LA HACE: Paco Plaza deja claro con Verónica y tras títulos emblemáticos dentro del terror patrio como son Rec o Rec 3: Génesis que es un perfecto conocedor del género y de los resortes que hacen que una película de terror como es Verónica funcione a la perfección hablando de tu a tu a títulos de corte similar tan reconocidos como puede ser Expediente Warren.


QUIEN SALE: Debut de Sandra Escacena, quien desborda naturalidad y talento en esta su primera experiencia cinematográfica, lo mismo que el resto de grupo de niños protagonistas. Les respaldan a nivel de secundarios un plantel de nombres más curtidos y eminentemente femeninos como Ana Torrent o Maru Valdivielso.



QUE ME GUSTA: El costumbrismo con el que está filmado la cinta y que rodea a los hechos paranormales narrados y que hace a estos todavía más aterradores al acercarlos a la cotidianidad. La película se sustenta especialmente gracias a las portentosas interpretaciones de los cuatro niños protagonistas, perfectamente dirigidos en todas sus secuencias. La película nos traslada a un 1991 totalmente creíble. Logra no solo asustar sino dejar en el espectador un poso de incertidumbre potenciada por el hecho de tratarse de una historia real, aunque las modificaciones sean notables sobre lo acontecido.

QUE NO ME GUSTA: No me creo para nada a la Leticia Dolera monjil. Un par de juegos visuales ya cercano el acto final con Verónica caminando entre las páginas del manual de ouja que la joven acaba de leer y la niña caminando en un sentido mientras todo lo demás sucede a la inversa, innecesarios al romper la cotidianidad de la vida que rodea a la protagonista fuera del hogar.  Llega a abusar del efectismo, el haber tirado más de sugestión habría hecho la cinta aún más aterradora.

LA ESCENA: La cámara gira alrededor de Verónica y sus hermanas mientras tratan de cerrar la sesión de ouija canturreando un conocido tema de un spot de la época mientras los ruidos que proceden de la otra punta de la casa aterrorizan a las niñas y por ende al espectador.


UNA CURIOSIDAD: Por momentos el juego de sombras que Paco Plaza lleva a cabo con el demonio que acosa la casa de Verónica y su familia nos recuerdan a una de las secuencias icónicas del Nosferatu de Murnau.








domingo, 1 de abril de 2018

LA CASA DEL DIABLO (THE HOUSE OF THE DEVIL, 2009) 95´



“Habla por teléfono, termina los deberes, mira la televisión, muere”

DE QUE VA: Acuciada por la necesidad imperante de conseguir algo de dinero para sufragar los gastos de su recién alquilada casa, la joven estudiante universitaria Samantha decide hacer de canguro en una solitaria casona a pesar de su reticencia inicial al descubrir que la persona a cuidar no es un niño, sino una mujer mayor que vive junto a su hija y el marido de esta, una pareja que causa recelos en la joven desde el momento en que los conoce.



QUIEN LA HACE: Uno de los primeros títulos de Ti West, director, guionista y editor de La casa del diablo y que a raíz de su participación en recopilatorios como V/H/S o El ABC de la muerte, se ha hecho un pequeño hueco dentro de la nueva hornada de directores de cine de terror.


QUIEN SALE: Protagonizada por una estupenda Jocelin Donahue (Insidius 2, Summer camp), quien logra aguantar ella sola prácticamente todo el peso de la historia, y lo hace además con nota. Junto a la joven actriz podemos encontrar a Tom Noonan (Manhunter, Una pandilla alucinante, Robocop 2 y quien ya hubiera participado en la primera película de West, The roost), Mary Woronov (Terrorvision, Warlock el brujo) y A.J. Bowen (Creepshow 3, Hatchet 2, Chillerama o The sacrament, nuevamente a las órdenes de Ti West). Cameo de Dee Wallace (Aullidos, Critters, Cujo…) todo un clásico y referente ya en el cine de género.

QUE ME GUSTA: Logra hacer totalmente creíble que hubiera podido ser filmada a finales de los setenta o primeros ochenta, no solo por la acertadísima ambientación de la época a nivel de decorados, caracterizaciones, vestuario…sino que la propia manera en que ha sido rodada la película (filmada en 16 mm, el tipo de planos y recursos cinematográficos, el tempo narrativo utilizado…) la convierte de manera automática en un título de hace cuarenta años. Crea una atmósfera desasosegante para culminar en un acto final de pesadilla, logrando el director llevarnos siempre donde quiere que estemos. El matrimonio protagonista y el mal rollo que transmiten desde que hacen acto de presencia.

QUE NO ME GUSTA: El momento baile, escena que no casa con todo el tempo y atmósfera que la película mantiene durante todo su metraje. El personaje del hijo, Victor Ulman, da toda la sensación de no casar con el aire malsano per se de sus progenitores, resultando más un añadido algo artificial.



LA ESCENA: La muerte de Megan, tanto por su brusquedad como por lo inesperada de la misma.





UNA CURIOSIDAD: Cuándo Samantha enciende la televisión por segunda vez durante su vigilia, esta se encuentra emitiendo el clásico del 1968 de George A. Romero La noche de los muertos vivientes.






sábado, 31 de marzo de 2018

GERMAN ANGST (GERMAN ANGST, 2015) 111´



“Tres cuentos germanos de amor, sexo y muerte en Berlín”

DE QUE VA: Una muchacha lleva a cabo una cruenta venganza contra quien abusara de ella en el pasado, una pareja de enamorados usara un extraño amuleto cuándo son hostigados por una  banda de neonazis y un fotógrafo entrará a formar parte de un extraño club del que es harto difícil salir.



QUIEN LA HACE: Película compuesta por tres historias independientes filmadas cada una de ellas por tres representantes de lo que se ha dado en llamar el ultragore alemán, los más novatos Andreas Marshall y Michal Kosakowski  y uno de los padres fundadores de este movimiento cinematográfico, Jörg Buttgereit (Nekromantic, El rey de la muerte, Schramm).

QUIEN SALE: Elenco de actores desconocidos para el gran público, en alguna ocasión noveles como el caso de Lola Gave protagonista del corte de Buttgereit, y de entre cuyo reparto coral el rostro más identificable quizás sea el de Milton Welsh, protagonista del último fragmento y visto en títulos como el remake de Conan el bárbaro o en Aeon Flux.



QUE ME GUSTA: La pericia técnica con la que están rodadas las diferentes historias, presentando de esta forma una evolución cinematográfica importante desde las primeras obras del ultragore alemán filmadas a finales de los ochenta. Las tres historias logran captar y mantener la atención del espectador.


QUE NO ME GUSTA: Es menos transgresora de lo que de inicio promete. Que no se haya contado con Olaf Ittenbach o Andreas Schnaas, directores a tener en cuenta dentro del los inicios del ultragore alemán.




LA ESCENA: La secuencia de la castración en el primero de los segmentos, ya que sin ser explicita logra su propósito de incomodar al espectador.





UNA CURIOSIDAD: Los títulos de crédito finales están salpicados de escenas del rodaje de la película, restando de esta manera dramatismo a lo que acabamos de ver al ser testigos del proceso de creación de las historias.